Brooklyn downstairs (III)

El hombre le habla en inglés, muy rápido y la mujer hace un esfuerzo por entender qué le dice. Ladea la cabeza, apenas a la derecha, como si por sí solo el gesto garantizara la comprensión.
Él la mira. ¿Español?, le dice y ella asiente.
Le resulta difícil calcularle la edad. Tiene puesto un jean celeste lavado muchas veces pero impecable y una remera negra de manga muy corta que le marca los bíceps.
La mira a los ojos.
¿Manos o cartas?, le pregunta.
La mujer no sabe qué contestar.
Tengo poco tiempo, dice al final.
Le parece que él le mira el escote y siente un escalofrío.
Susan ya viene, contesta él. Manos y cartas por 7 dólares.
La mujer presta atención a la boca del hombre y le parece que tiene la dentadura perfecta.
Se lleva la mano a la cartera y tantea la billetera.
¿Manos y cartas?, vuelve a decir él mientras la mira de nuevo, de arriba a abajo.
Sí, responde ella.
Él le sonríe otra vez.
Y porque eres tan linda le pediré a Susan que te permita una pregunta secreta, dice.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s